DESRATIZACIÓN

¿Qué es?

El término desratización sanitaria se define como el conjunto de técnicas de saneamiento que se emplean para el control o exterminio de roedores, incluyendo ratas y ratones.

¿Qué nos encontramos comúnmente?

Especialmente ratas denominadas urbanas (rattus norvegicus y rattus rattus) y ratones (mus musculus).

Al igual que las cucarachas, son animales transmisores de enfermedades nocivas para la salud, además no sólo las transmiten a través de su mordedura si no también mediante su saliva y excrementos (hantavirus, leptospirosis, triquinosis, toxoplasmosis, teniasis, salmonelosis, rabia, fiebre hemorrágica, …).

Además de esto, pueden provocar enormes pérdidas económicas ya que estamos hablando de animales muy fértiles capaces de formar numerosas colonias en poco tiempo.

Además son animales que necesitan roer continuamente debido al constante crecimiento de sus incisivos, por este motivo destrozan todo a su paso: madera, cemento, hierro, plomo, …

Esto se traduce en grandes pérdidas económicas e inseguridad.

¿Cómo puedo deshacerme de ellos?

Un tratamiento de desratización es la manera más eficaz de acabar con estos roedores.

Se lleva a cabo de la siguiente manera:

  • En primer lugar, se hace un estudio de las instalaciones para identificar el nivel de la plaga: cantidad de excrementos, desperfectos ocasionados por sus mordeduras, rastros de pelaje y localización de madrigueras.
  • En segundo lugar, procederemos a colocar el cebo adecuado en sus correspondientes portacebos de seguridad. Esto se hace en los denominados Puntos Críticos de Control.
  • Posteriormente, se deben hacer visitas de revisión para comprobar el estado tanto de las instalaciones (si a aminorado la cantidad de excrementos, mordeduras, …) como de los portacebos (reponemos el veneno consumido y cambiamos el que pueda estar en mal estado). En estas visitas de revisión podremos comprobar la resistencia o la inapetencia de estos roedores hacia el raticida empleado. Si esto fuera así, se procederá al cambio de todos los cebos por otro diferente de distinto principio activo.

¿Qué productos utilizamos?

No podemos olvidar que estamos actuando frente a unos animales muy inteligentes, por tanto, el raticida que empleamos es de segunda generación, es decir, no hará efecto inmediato, si no transcurridas 48 horas en adelante. Estos animales asocian la muerte inmediata con la ingesta de dicho cebo, así que simplemente no se lo comerían.

Transcurrido el plazo tras la ingesta, mueren a través de hemorragias internas provocadas por el principio activo del raticida que es un potente anticoagulante.

¿Dónde aplicamos?

Al igual que en la desinsectación, podemos tratar en superficies construidas, en el perímetro exterior de las instalaciones y especialmente en el subsuelo, lugar por donde acceden al interior de nuestras construcciones.

Estos roedores hacen sus galerías y entran en los edificios a través de las acometidas de la luz. Destrozan todo a su paso, roen los cables y destruyen la instalación, lo que se traduce en un enorme gasto económico y la imposibilidad de utilizar la red hasta que se arreglen los desperfectos.

También tratamos arquetas de saneamiento (alcantarillado), hábitat perfecto para especies como la rata gris, que con su actividad inhabilitan igualmente la red (roen tuberías y atascan desagües).