DESINFECCIÓN

¿Qué es?

Llamamos desinfección al proceso físico o químico que se encarga de eliminar o inactivar agentes patógenos como bacterias, virus o protozoos, capaces de penetrar y multiplicarse dentro de seres vivos provocándoles enfermedades e infecciones. Este proceso también impide el crecimiento de microorganismos que se encuentran en fase vegetativa en objetos.

Estos agentes atacan a sus huéspedes, pero pueden sobrevivir fuera de ellos en estado de aletargamiento, por este motivo es muy importante desinfectar cualquier lugar u objeto que haya sido o pueda ser susceptible de albergarlos.

¿Qué podemos desinfectar y por qué?

Los desinfectantes se aplican sobre objetos, o superficies, nunca sobre personas.

Trabajamos en hospitales, colegios, hoteles, ambulancias, vehículos escolares, instalaciones deportivas, comunidades de vecinos, ascensores, desinfectamos también canalizaciones de aire para evitar propagaciones, es decir, lugares donde exista una amplia afluencia de gente.

También desinfectamos dependencias relacionadas con la industria alimentaria, eso sí, hay que tener en cuenta que esos productos contengan el registro HA para poderlos aplicar sin que éstos supongan riesgo alguno.

La finalidad de la desinfección es prevenir las enfermedades que se derivan de los microorganismos patógenos (Salmonella, Campylobacter, Staphyloccus aereus, …) además de otros que causan malos olores (Pseudomonas y Alteromonas).

Desinfección de ambulancias y/o vehículos utilizados para el transporte de enfermos

Durante la asistencia sanitaria, tanto el material empleado como el habitáculo pueden ensuciarse bien por fluidos corporales o bien por sustancias inorgánicas resultantes de la intervención.

La importancia de la limpieza, desinfección y eliminación del material utilizado durante el traslado radica en que minimiza o suprime, en la medida de lo posible, la transmisión de infecciones y nos aporta una mayor seguridad tanto para el paciente como para el personal asistencial, constituyendo un elemento más para la mejora de la calidad en la asistencia sanitaria que se presta a los usuarios.

En nuestra empresa llevamos más de treinta años trabajando codo con codo en dependencias similares con excelentes resultados.

¿Cómo trabajamos?

A través de la nebulización, conseguimos dividir el producto desinfectante en microgotas formando una fina nube lo suficientemente ligera para que pueda ser arrastrada por una corriente de aire logrando así acceder a los huecos y rendijas más remotos donde se puedan albergar estos microorganismos.

Tenemos que tener en cuenta que nos referimos a formas de vida de un tamaño increíblemente pequeño, por tanto es muy importante una minuciosa y correcta aplicación llevada a cabo por técnicos especialistas.

También podemos aplicar desinfectante a través de un paño húmedo cuando el sitio a tratar lo requiera (paredes, techos, suelos, …).