VÉSPULA GERMÁNICA ("chaqueta amarilla" o avispa de la carne)

Morfología

control de plagas

Este insecto volador que cuenta con dos alas, está provisto de franjas amarillas y negras que recorren su cuerpo. Éste está dividido en dos claros segmentos: torácico y abdominal (acabado en aguijón).

Poseen dos grandes antenas negras y fuertes divididas en 13 fracciones, cuenta además con un potente aparato masticador con unas mandíbulas de gran poder triturador. El pelo en su cuerpo y patas es casi inexistente.

Tamaño

De 12 a 16 mm. las obreras. La reina, de mayor tamaño, alcanza los 20 mm.

Ciclo biológico

Su ciclo comienza en otoño, época en la que la reina es fecundada. Posteriormente y para protegerse de las bajas temperaturas, buscará refugio en las cortezas de los árboles, entre la hojarasca o en edificios hasta que termine la época de frío.

Con el calor, sale en busca de celulosa que obtiene de árboles y postes de la luz (mastica la madera y fabrica una especie de pasta) para después comenzar la construcción de su nido que normalmente hará bajo tierra aprovechando huecos o madrigueras, aunque también suele hacerlos en paredes, altillos, falsos techos, buhardillas, chimeneas o bodegas.

Una vez construida la base del nido y acumulado alimento, comenzará la puesta de huevos que eclosionarán más tarde en primavera. Esto dará lugar a las nuevas obreras que continuaran con el trabajo de abastecimiento, cría de larvas y ampliación de la colonia.

Con la llegada del las heladas, todas las avispas mueren excepto la reina, que permanece enterrada incubando nuevas generaciones.

La avispa germánica está considerada como un insecto eusosocial es decir, tienen el nivel más alto de organización social dado en los animales.

control de plagas

Alimentación

De hábitos alimenticios marcadamente carnívoros, la "chaqueta amarilla" se alimenta de carbohidratos, proteínas y agua. Los primeros los consiguen de frutas maduras y de la miel, mientras que las proteínas que incorporan a su dieta provienen normalmente de invertebrados, atacando agresivamente a las colmenas de las abejas (se comen tanto la miel como a las propias abejas) y al ganado doméstico con heridas abiertas.

Sus hábitos necrófagos las hacen cohabitar con humanos en áreas urbanas, alimentándose de desperdicios y comida desprotegida. Nosotros no estamos excluidos de sus ataques , si nos encontramos manipulando alimentos al aire libre (sobre todo carnes y pescados) seremos el blanco de sus picotazos (de ahí su compañía en nuestras acampadas y excursiones al campo).

Hábitat

Es una especie de origen mediterráneo, introducida por error en Norteamérica, Sudamérica, Australia y Nueva Zelanda, lugares donde son consideradas una importante plaga.

Las encontraremos habitualmente en zonas con abundancia de árboles y alrededor del ganado aunque cada vez es más fácil verlas en hábitats urbanos como pueden ser mercados, basureros o dentro de las viviendas, sobre todo en épocas de calor que es cuando están más activas.

Con respecto al hombre

Sus picaduras inoculan veneno y pueden provocar shocks anafilácticos aunque no suelen atacar al hombre a menos que sean provocadas, pero ojo, si ven que su nido está en peligro, se vuelven extremadamente violentas.

Al picar, no pierden su aguijón por lo que pueden atacar varias veces a una misma víctima. Frente a estos ataques hay que tener mucho cuidado ya que hay personas alérgicas a sus picaduras a las que llegan a provocarles incluso la muerte.

Teniendo esto en cuenta, lo mejor es evitar el contacto con ellas.

Medidas correctoras

control de plagas
  • En su presencia, evitar gestos bruscos y atacarlas, esto las provocará.
  • Deshacerse de alimentos que puedan atraerlas o mantenerlos cerrados y fuera de su alcance.
  • Si hay avispas en nuestros alrededores, mantendremos las puertas y ventanas cerradas. Si se da el caso de que el avispero esté ubicado en alguna dependencia de nuestra casa, evitar entrar y mantenerla cerrada. Si esto no fuera posible, accederemos con el máximo de piel cubierta y provistos de guantes y sombrero.
  • En multitud son muy peligrosas, así que si encontramos una colonia, lo mejor es recurrir a la ayuda de profesionales.